domingo, 26 de julio de 2009

RAZAS DE PERROS


AFGANO


La historia proviene de los tiempos del Arca de Noé, cuando optó por elegir a la raza del pastor afgano. Por eso se califica su origen en un incierto segundo o tercer milenio antes de Cristo, pero en lo que sí existe certeza es que en el mundo de los galgos, el pastor afgano ocupa un lugar prominente.

No cabe duda de que todos los galgos se han originado de un mismo perro, evolucionando según la región donde se producían.

Y así, la irregularidad del terreno montañoso que anida en Afganistán, con continuos cambios bruscos climáticos, le dio al galgo afgano la particularidad que lo distingue de los demás galgos: la articulación en la cadera con eje de rotación, para poder volver sobre sus cuartos traseros con la rapidez y agilidad necesarias para seguir a sus presas.

El pueblo afgano, en particular los "sehikhs" del triángulo Balkh-Chitral-Ghazni, guardaba celosamente esta raza, a la que consideraba como uno de sus tesoros nacionales.

Había grandes dificultades para adquirir ejemplares y las pocas personas que conseguían persuadirlos de entregar uno de ellos se encontraban con un gran obstáculo: las rigurosas reglas contra la exportación, puesto que se consideraba que todos los galgos afganos pertenecían al monarca.

Con el colonialismo británico en el Índico este perro fue entrando en Occidente. Una dama perteneciente a las altas esferas de la sociedad británica, la señora Whitbtread, consiguió una pareja de estos ejemplares y cuando a principio de siglo murieron, cedió sus cuerpos al Museo Británico de Arte Natural donde todavía se conservan. En 1925 fue fundado el primer club dedicado al afgano, "The Afghan Hound Club", en Inglaterra, siguiéndole otros muchos debido al enorme interés que despertó la raza en este país y que ha ido creciendo hasta nuestros días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario